jueves, 11 de noviembre de 2010

Rebelión de los adolescentes ¿Realidad o fantasía?

Rebelión de los adolescentes ¿Realidad o fantasía?


-->
existen diversos puntos de vista acerca de la "rebelión de los adolescentes" expresados por diferentes investigadores, tal y como indican Papalia y Wendkos (1998) “Para otros investigadores como Freeman, (1983) los jóvenes son más propensos a cometer delitos, en sus investigaciones descubrió que la delincuencia es más frecuente en la adolescencia que en ninguna otra época de la vida. En cambio otro grupo de investigadores han descubierto que para la mayoría de los jóvenes la adolescencia es sólo una más de las transiciones de la vida, no más agitada que las otras. Bandura,(1964) y Offer (1974)” (Pág. 475)

Muchos adolescentes son más propensos a aceptar las opiniones y valores de sus padres que la de sus amigos, en algunas investigaciones se ha demostrado que los jóvenes toman en cuenta la opinión de sus amigos a la hora de escoger el vestido y la apariencia; pero toman más en cuenta la de los padres al momento de tomar decisiones importantes para su vida y su futuro, de acuerdo con las investigaciones presentadas por Papalia y Wendkos (1998)

Así como existen corrientes o líneas del pensamiento que no comulgan con la tesis de una “rebelión adolescente”, indicando que dicha tesis o teoría no es más que un refuerzo a esa rebeldía; y que, la sociedad está predispuesta a esperar de los jóvenes actitudes hostiles; también existen investigadores que defienden dicha teoría. Los autores que creen firmemente en la existencia de la “rebelión adolescente”, se basan en la crisis de identidad presentada en los jóvenes para explicarla. Tal y como lo indica Aguirre, (1974) “La crisis de identidad presenta dos caras: una individual y otra social. La primera se caracteriza por la afirmación del yo, y la segunda por la rebelión contra todo el sistema de valores de los adultos”. (Pág. 176)


La “rebeldía adolescente” es, quizá, consecuencia de la misma propaganda que se le da; La misma sociedad se preocupa tanto por una supuesta rebeldía por parte de sus jóvenes que sin darse cuenta incitan a estos a tener un comportamiento agresivo hacia ella, los predisponen a ser rebeldes. Los investigadores dedican demasiadas “líneas” a los adolescentes problemáticos y se preocupan muy poco por contar la historia de los adolescentes que son más normales.

Durante esta etapa de la vida del ser humano donde el joven va dejando el cascarón y empieza a sentirse un poco más libre e independiente, es inevitable que el “pequeño adulto” sienta la necesidad de experimentar, probar y conocer todo lo que, en su aparente libertad, pueda. El rol del orientador debería ser, durante esta etapa, el asumido por los padres; no debe ser el padre un obstáculo más en la búsqueda de identidad del adolescente, sino; más bien una vía hacia ese punto de madurez, de encuentro consigo mismo que alcanza el ser humano después de superar su turbulenta adolescencia.
-->

Suscríbete a nuestras publicaciones con tu correo

Artículos populares